Publicado en Folletos

MEDITACIONES SOBRE LA CENA DEL SEÑOR

Una poderosa colección de reflexiones sobre el sentido y significado espiritual de la Cena del Señor. Habla el autor: “Durante muchos años he sentido la necesidad de más variedad y espiritualidad en las conversaciones realizadas en la Mesa del Señor. Demasiado a menudo se dicen las mismas cosas una y otra vez sin ninguna edificación para los oyentes. Queda de manifiesto en ocasiones la pobreza de espíritu de quienes presiden la Mesa del Señor, y se hace poco esfuerzo por dar algo nuevo y refrescante en la edificación espiritual. Esperando estimular a nuestros hermanos a una mayor actividad mental en sus conversaciones, hemos preparado estos pocos bosquejos con la humilde oración en nuestro corazón de que puedan, en alguna medida, ser útiles para un mejor entendimiento del completo significado de la Cena del Señor”.

Meditaciones Sobre la Cena Del Señor. Folleto tipo Cuadernillo, 20 páginas, tamaño un cuarto de carta.

Anuncios
Publicado en Folletos

FE Y RAZÓN

La relación exacta entre la fe y la razón siempre ha sido un campo de batalla dentro de la cristiandad. Casi desde el principio del cristianismo, se han hecho serias reflexiones sobre este tema. ¿Por qué entonces, podría uno preguntarse, se ofrece otro ensayo sobre el tema? Me gustaría ofrecer al menos tres razones para el presente volumen.

Primero, siempre existe la necesidad de un estudio de la fe bíblica. Creo que muchos de los estudios sobre este tema han ignorado evidencia bíblica importante – evidencia que se presentará y discutirá en este tratado. Dado que, en última instancia, la pregunta es: “¿Qué enseña la Biblia acerca de la fe y la razón?”, Uno no debe separar sus reflexiones de un fundamento bíblico. Desafortunadamente, esto ha ocurrido en demasiados casos.

Segundo, hay una necesidad de este estudio, aunque no sea por otra razón, debido a la creciente prevalencia del agnosticismo dentro de los confines de la cristiandad. Es cierto que este es una acusación seria, aunque puede documentarse en cientos de casos – algunos de los cuales se mencionarán en el cuerpo de este trabajo. Hay quienes afirman de manera simplista: “Donde hay conocimiento, ya no hay lugar para la fe”. Tal declaración es una perversión de la enseñanza bíblica pura. Otros más han renunciado a cualquier reclamo de una base de evidencia para la fe.

Hace algunos años, se llevó a cabo un seminario en Dallas, Texas, en el que se realizó un “debate” entre ateos de renombre mundial y teístas capacitados en ciencias empíricas, ciencias sociales y filosofía. El panel de la filosofía estuvo representado por Paul Kurtz, Antony Flew, Wallace I. Matson y Kai Nielsen en el lado de los ateos, y Alvin Plantinga, W. P. Alston, George Mavrodes y Ralph McInerny en el lado de los teístas. Los teístas debían defender la existencia de Dios contra el desafío de los ateos. Escuché con sorprendido espanto a los teístas Plantinga y Alston que, en realidad pidieron el rechazo de la ley de la racionalidad, que establece que “uno debe sacar solo las conclusiones justificadas por la evidencia” (cf. 1 Tes. 5:21 e Isa. 41:21). Lo sorprendente fue que estos hombres pasaron una cantidad excesiva de tiempo dando evidencia de su conclusión de que uno debería rechazar la ley de la racionalidad, una posición que es irremediablemente contradictoria. “Razonaron” que ¡uno debe rechazar la razón con referencia a la cuestión de Dios! ¿Y así es como esperaban defender a Dios contra los ataques de aquellos que desafiaron su existencia? Dado que estos hombres son algunos de los pesos pesados en la comunidad académica, esto fue desalentador, por decir lo menos.

Tercero, por supuesto, existe la necesidad de estudiar y entender la fe bíblica debido al desafío constante al cristianismo desde el campo ateo. En su libro Ateísmo: El Caso Contra Dios, George Smith escribió: “El conflicto entre el teísmo cristiano y el ateísmo es fundamentalmente un conflicto entre la fe y la razón. Esto, en términos epistemológicos, es la esencia de la controversia. La razón y la fe son opuestas, son dos términos mutuamente excluyentes: no hay reconciliación o terreno común”. (1979, p. 5). Smith resumió su afirmación diciendo: “Es lógicamente imposible reconciliar razón y fe” (p. 101). Al menos uno de mis motivos para publicar este tratado es demostrar que la posición de Smith es completamente falsa. No estamos obligados a huir a la tierra de la irracionalidad para escapar del desafío del escéptico. Mi deseo es que el lector llegue a esta misma conclusión a través de un estudio del material disponible en este volumen. Las conclusiones extraídas de los diversos argumentos presentados aquí se convierten en nuestra responsabilidad compartida. Recorro el camino de la reflexión sobre la controversia fe/razón; Ahora le pido que me acompañe en el viaje.

Documento tomado de: http://apologeticspress.org/pdfs/e-books_pdf/far.pdf

Fe y Razón – Booklet. Folleto tipo Cuadernillo, 24 páginas, tamaño un cuarto de carta.