Publicado en Debates

5.- El Debate Landon-Sharp Sobre La Perseverancia de Los Santos

keith sharpEste es el 5º debate de la serie sobre el calvinismo, con el tema “La Perseverancia de los Santos”, o como lo refieren algunos, la doctrina de “Una Vez Salvo, Siempre Salvo”.

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” (Rom. 8:1), “no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu” (v. 4). Las hermosas promesas de Rom. 8 (cf. vs. 29-30, 33-39) son para quienes no andan “conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”. Los calvinistas admiten que los hijos de Dios pueden andar conforme a la carne. Si lo hacen, están condenados (Rom. 8:13).

El hijo de Dios vence al mundo por medio de la fe (1 Jn. 5:4). Puesto que el hijo de Dios puede perder su fe (Heb. 3:12), puede perder su victoria.

Los calvinistas creen que un pecador perdido no puede hacer nada para ser salvo, que un hijo de Dios no puede hacer nada para perderse, y si un creyente se convierte en incrédulo, nunca fue realmente un creyente verdadero. Si no la tiene, no puede obtenerla; si la tiene, no puede perderla; y si la pierde, nunca la tuvo. Tal es el absurdo de la filosofía humana antes que la verdad de la divina Escritura.

No se pierda ninguno de la serie, en este mismo blog, vaya a la pestaña “Debates”, y encontrará más sobre este interesante tema. ¡Buen provecho!

5.- La Preseverancia de los Santos. Documento en Formato PDF, 20 Páginas Tamaño Carta.

Anuncios

Un comentario sobre “5.- El Debate Landon-Sharp Sobre La Perseverancia de Los Santos

  1. 1Cor.11:2-16 Sobre el cubrirse la cabeza
    El importante tema del cubrirse la cabeza.
    Pablo no usa la palabra “hermano/a” como en el resto de todas sus cartas, y no lo hace porque el tema, cubrirse la cabeza, es referido a “hombre”, “mujer” Pablo no trata nuestra posición en Cristo, sino el orden de la creación de Dios.
    El pasaje no afirma que. “Yo y el Padre una misma cosa somos” simplemente declara que “la cabeza de Cristo es Dios” v.3. La relación no es Padre e Hijo, sino Dios y Cristo.
    Por lo tanto el cubrir la cabeza aquí no es considerado entre Cristo y su Iglesia. No es porque Cristo sea la cabeza de la iglesia y la iglesia sea el cuerpo de Cristo que hay que cubrirse la cabeza. Lo que se dice aquí es, “La cabeza de todo varón es Cristo” “y la cabeza de la mujer es el varón”. v.3.
    Para entender lo que nos dice Pablo en este tema “cubrirse la cabeza” es indispensable tener conocimiento de los dos sistemas universales de Dios. El sistema de la gracia y el sistema del gobierno.
    1- El sistema de la gracia. Todo lo que se refiere a la salvación, Iglesia, Hermanos/as, hijos de Dios, todo lo que pertenece al E.S., la igualdad en cuanto a promesas y beneficios entre el hombre o (hermano) y la mujer o (hermana).
    2- El sistema del gobierno. Este es un sistema bajo el cual Dios hace lo que Él quiere. Cuando Dios creó al hombre, creó al varón primero y a la hembra después, esto pertenece al gobierno de Dios. Él hace lo que le place. En el jardín del Edén, Dios señaló que el hombre comiera fruto como alimento, esto fue el gobierno de Dios. Después del diluvio Dios dio carne de animales a los hombres también como alimento. Esto fue también un acto de gobierno. La torre de Babel en un acto de desafío a Dios, y la confusión de lenguas. Esto es la mano de gobierno de Dios sobre los hombres. Dios escogió a un pueblo para que viviera apartado y le perteneciera a Él, esto es la gracia, pero el dividir la humanidad en razas esto es su gobierno.
    El gobierno de Dios no comienza con la creación del hombre, sino con la creación de los ángeles. Después de la creación del hombre, entraron en el gobierno de Dios las instituciones básicas como el matrimonio, marido y mujer, la familia, y la relación entre los padres y los hijos.
    La lección básica que todos los hermanos y hermanas deben aprender es que nunca, y repito nunca deberíamos permitir que la gracia interfiera con el gobierno de Dios, nunca hemos de permitir que la gracia interfiera en lo que Dios ha decidido en su gobierno. Dios quiere que los hombres respeten su gobierno, no que lo socaven o derrumben.
    El gobierno de Dios se ve cuando Natán se presenta delante de David y le acusa, desde entonces la espada jamás se apartó de su casa. Pero Dios perdonó a David y le permitió tener intima comunión con Él, esto es la gracia.

    La sumisión al gobierno de Dios
    Así pues, el sistema de la gracia y el sistema del gobierno son dos cosas separadas. Cuanto más humilde es una persona, más progresa en el sistema del gobierno de Dios. No pienses nunca que como has entrado en el sistema de la gracia de Dios, quedas al margen del sistema de gobierno de Dios.
    La gracia no puede nunca anular al gobierno, mas bien la gracia posibilita a la persona obedecer el gobierno. Solo un necio diría que como ha recibido gracia puede permitirse ser descuidado y andar suelto. ¡Que insensatez sería esto! Cuanto más claramente entiende una persona la gracia, mejor va a ser como siervo o como amo, como marido padre o madre, hijo o ciudadano, porque es más capaz de someterse a la autoridad.

    El cubrirse la cabeza y el gobierno de Dios
    La cuestión de cubrirse la cabeza pertenece al gobierno de Dios. Para aquellos que no conocen el gobierno de Dios, es imposible exhortarles a que se cubran la cabeza. No van a poder entender cuanto hay implicado en esta cuestión. Pero los que han visto el gobierno de Dios revelado en su Palabra pueden apreciar la tremenda conexión que existe entre el cubrirse la cabeza y el gobierno de Dios.
    La relación descrita aquí es la de Dios y Cristo. Cristo es el representante de Dios, el enviado de Dios, y hace referencia a una disposición del gobierno de Dios. “Esta es la vida eterna, que te conozca a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quién has enviado (Jn.17:3) esta es su relación en el gobierno de Dios. Dios permaneció en su trono como Dios, pero Cristo fue enviado a hacer su obra.
    En el gobierno de Dios es: “Cristo, la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo” v.3. Cristo es la cabeza de todo varón, todo hombre debe sometérsele. Este es el principio básico bajo el gobierno de Dios. De la misma manera que el hombre sea la cabeza de la mujer pertenece al gobierno de Dios. Como también Dios se establece a sí mismo como cabeza de Cristo. Con ello queda completado el sistema del gobierno de Dios.
    Dios es la cabeza; Él establece a Cristo como cabeza; y más adelante hace cabeza al hombre. Estos son los tres grandes principios de gobierno de Dios.
    El que Dios sea la cabeza de Cristo no tiene nada que ver con la cuestión de quién es el mayor, mas bien, es simplemente una disposición en el gobierno de Dios, Cristo es la cabeza de todo hombre y el hombre es la cabeza de la mujer. Esto son disposiciones de Dios.

    El significado del cubrirse la cabeza
    “Todo varón que ora o profetiza con la cabeza cubierta, afrenta su cabeza. Pero toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se hubiese rapado” 1Cor.11:4-5. El significado del cubrirse la cabeza es: me someto al gobierno de Dios, acepto el gobierno de Dios. Como Cristo acepta a Dios como su cabeza. De la misma manera, la mujer debería aceptar al hombre como su cabeza representativa. Al cubrirse la cabeza, la mujer significa que ella no es la cabeza, porque la lleva cubierta.
    Recordemos que Cristo tiene la cabeza cubierta delante de Dios y todo hombre tiene la cabeza cubierta delante de Cristo. ¿Por qué pues, solo requiere Dios que sea la mujer la que tenga la costumbre de cubrirse la cabeza? Esto implica un principio muy profundo.
    Con frecuencia es imposible hablar con algunos hermanos y hermanas sobre el cubrirse la cabeza, porque no tienen conocimiento del gobierno de Dios. Antes de que uno pueda entender el cubrirse la cabeza, primero tiene que conocer el gobierno de Dios. Toda la cuestión queda resuelta en el punto en que se ve que Cristo tiene la cabeza cubierta delante de Dios. Si una cabeza no está cubierta resultará que hay dos cabezas.
    Si Dios es la cabeza, entonces no lo es Cristo, si Cristo es la cabeza entonces no lo es el hombre, y si el hombre es la cabeza no lo es la mujer. Dios llama a las hermanas a que exhiban esta disposición y orden cuando oran o profetizan. ¿Por qué? Porque deben reconocer el gobierno de Dios cuando se presentan delante de Él. Tanto si oran como si profetizan, tanto en lo que va a Dios como en lo que viene de Dios, en cualquier relación con Dios, la cabeza se exige que esté cubierta. El propósito es manifestar el gobierno de Dios.
    Los hombres no tienen que cubrirse la cabeza, es una vergüenza para su cabeza si el hombre la cubre delante de la mujer, porque el hombre representa a Cristo.

    “Porque si la mujer no se cubre, que se corte también el cabello; y si le es vergonzoso a la mujer cortarse el cabello o raparse, que se cubra” 1Cor.11:6. Ninguna mujer puede conservar el cabello y no tener la cabeza cubierta. Si no la tiene cubierta debería raparse el cabello. Si ella se siente avergonzada de raparse el cabello entonces tiene que cubrírselo. “Porque el varón no debe cubrirse la cabeza, pues él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón” v.7 Como el hombre representa la imagen y gloria de Dios, no debe cubrirse la cabeza. Pero, la mujer es la gloria del hombre, por lo que debe cubrirse la cabeza. “Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón v.8-9. Estos dos versículos dejan bien claro delante de nosotros que se refiere al gobierno.
    “Porque el varón no procede de la mujer” En la creación primero fue Adán, y la mujer vino después, de una costilla sacada del varón. De donde la cabeza fue Adán, no Eva. “tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón”. Tal como Dios ordenó la creación la mujer debe estar en sumisión al hombre. “Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles” v.10. ¿Por qué debe ser cubierta? A causa de los ángeles. Conocemos la historia trágica de cómo pecaron algunos ángeles. Satanás se rebeló contra Dios porque deseaba hacerse igual a Dios, rehusó someterse a su autoridad. En Isaías 14 Satanás reitera constantemente: “Subiré”, “me levantaré”, “me sentaré”, “seré”: “Tú que decías en tu corazón, subiré al cielo, por encima de las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte de la reunión me sentaré, en el extremo norte, sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al altísimo” (vv.13-14) Con Satanás cayó un tercio de las huestes angélicas (Ap.12:4). ¿Por qué cayeron los ángeles? Porque no se sujetaron a la autoridad de Dios, sino que intentaron tener expuestas sus cabezas.
    Hoy la mujer tiene un signo de autoridad sobre su cabeza a causa de los ángeles, esto es, como testimonio a los ángeles. Solo las hermanas en la iglesia pueden dar este testimonio. Cuando las hermanas tienen el signo de autoridad sobre sus cabezas dan testimonio a los ángeles, tanto caídos como no caídos. No es de extrañar que Satanás se oponga de modo persistente a la idea de cubrirse la cabeza. En realidad le avergüenza. Las mujeres bajo el gobierno de Dios hacen lo que él ha fallado hacer. Lo que Dios no recibió de los ángeles lo tiene ahora de las mujeres, obediencia.

    Los extremos
    La gente, sin embargo puede ir a extremos, pensando que como el hombre es la cabeza, la mujer debe adoptar una sumisión ciega. Por ello Pablo nos advierte con un: “sin embargo, porque así como la mujer procede del varón, también el varón nace de la mujer; pero todo procede de Dios” v.12. En el huerto de Edén la mujer fue sacada del hombre, pero después del huerto de Edén el hombre sale de la mujer. Ni uno ni otro pueden decir que son algo especial, porque todas las cosas son de Dios. No hay lugar ni para jactancia ni para desprecio.
    “Juzgad vosotros mismos: ¿Es propio que la mujer ore a Dios sin cubrirse la cabeza?” v.13. Pablo lanza esta pregunta a las hermanas después de dar a entender el conocimiento del gobierno de Dios. Después de saber todo esto, ¿es propio que la mujer ore a Dios con la cabeza descubierta? “La naturaleza misma ¿no os enseña que al varón le es deshonroso dejarse crecer el cabello?” v.14. Pablo aquí apela al sentimiento de la iglesia para juzgar este asunto. “Por el contrario, a la mujer dejarse crecer el cabello le es honroso; porque en lugar de velo le es dado el cabello” v.15. Pablo explica que como Dios dio a la mujer un cabello largo que la honra en la naturaleza para cubrirse. La mujer debe voluntariamente ponerse otra cobertura sobre su cabeza. Esto se ve claro si se leen los versículos 15 y 6 juntos. “Por el contrario, a la mujer dejarse crecer el cabello le es honroso; porque en lugar de velo le es dado el cabello”. “Porque si la mujer no se cubre, que se corte también el cabello; y si le es vergonzoso a la mujer cortarse el cabello o raparse, que se cubra”. La Biblia claramente indica que el cabello largo es insuficiente, hay que añadir otra cobertura. Hoy la gente no tiene ninguna de estas dos órdenes de la Biblia. Si una hermana no quiere cubrirse el cabello, sino que se rapa, puede considerarse que está haciendo caso de la palabra de la Biblia. Pero la mujer hoy ni se rapa ni se cubre el cabello, una doble desobediencia.

    Con respecto al amigo de discusiones
    “Con todo eso, si alguno quiere ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni las iglesias de Dios”. Pablo hablaba muy en serio. ¿Sobre qué es esta persona contenciosa? ¿Cuál es el problema que se discute desde los versículos 1 al 15? Hay muchos que discuten sobre si la mujer debe cubrirse o no la cabeza. Otros dicen que este era un problema únicamente de los corintios.
    Pero gracias a Dios, que el ser cristiano es de alcance universal. ¿Qué responde Pablo a los contenciosos? “nosotros no tenemos tal costumbre”. Este nosotros señala a Pablo y a los demás apóstoles. No hay esta costumbre entre nosotros los apóstoles, que las hermanas no se cubran. Esto es una cuestión que esta fuera de toda discusión. Si alguno desea discutir sobre este tema, la respuesta es “ni las iglesias de Dios”.
    Es el resumen del comentario de Watchman Nee

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s