Publicado en Debates

5.- El Debate Landon-Sharp Sobre La Perseverancia de Los Santos

keith sharpEste es el 5º debate de la serie sobre el calvinismo, con el tema “La Perseverancia de los Santos”, o como lo refieren algunos, la doctrina de “Una Vez Salvo, Siempre Salvo”.

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” (Rom. 8:1), “no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu” (v. 4). Las hermosas promesas de Rom. 8 (cf. vs. 29-30, 33-39) son para quienes no andan “conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”. Los calvinistas admiten que los hijos de Dios pueden andar conforme a la carne. Si lo hacen, están condenados (Rom. 8:13).

El hijo de Dios vence al mundo por medio de la fe (1 Jn. 5:4). Puesto que el hijo de Dios puede perder su fe (Heb. 3:12), puede perder su victoria.

Los calvinistas creen que un pecador perdido no puede hacer nada para ser salvo, que un hijo de Dios no puede hacer nada para perderse, y si un creyente se convierte en incrédulo, nunca fue realmente un creyente verdadero. Si no la tiene, no puede obtenerla; si la tiene, no puede perderla; y si la pierde, nunca la tuvo. Tal es el absurdo de la filosofía humana antes que la verdad de la divina Escritura.

No se pierda ninguno de la serie, en este mismo blog, vaya a la pestaña “Debates”, y encontrará más sobre este interesante tema. ¡Buen provecho!

5.- La Preseverancia de los Santos. Documento en Formato PDF, 20 Páginas Tamaño Carta.

Publicado en Debates

El Debate Worgan-Kingdon Sobre El Bautismo y La Fe Sola

Frank WorganExcelente debate entre un cristiano y un bautista sobre dos temas por demás controversiales. El hermano Worgan demostró más allá de cualquier duda razonable estar del lado de la verdad. Cuando el bautista se quedó sin municiones intentó hacer uso de apelaciones emocionales que Worgan rápidamente refutó dejándolo auténticamente sin palabras. Kingdon intentó ganarse al publico diciendo: “el Señor Worgan no cree que yo sea salvo. Así que todo su discurso acerca de la gracia de Dios no abarca, me parece, ni a mí ni a otros bautistas aunque hemos sido bautizados como creyentes por inmersión. Esta noche yo, junto con ellos, estoy camino al infierno porque no he sido bautizado, me dijo, para el perdón de los pecados en la iglesia de Cristo”. A lo que el hermano contestó, “él y yo nos comprometimos, firmando estas proposiciones que nos fueron presentadas por igual, a decir lo que las Escrituras enseñan acerca de estos asuntos. No creo que sea correcto para el Sr. Kingdon hacer ningún tipo de apelación emocional y no creo que venga muy bien de él sosteniendo la posición que tiene sobre la cuestión de la predestinación. Después de todo, muchos de ustedes aquí esta noche se van a perder de cualquier manera, porque no pueden ser salvos. No están predestinados a ser salvos. Este tipo de apelación emocional no nos ayuda en absoluto cuando estamos tratando de llegar al entendimiento de lo que la Palabra de Dios tiene que decir acerca de este asunto de la salvación”. No se pierda la lectura de este emocionante debate que nos proporciona excelente enseñanza para derribar “argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”. (2 Cor. 10:5).

EL DEBATE WORGAN-KINGDON. Documento en Formato PDF, 63 páginas Tamaño Carta.

Publicado en Debates

4.- El Debate Landon-Sharp sobre el Llamado a la Salvación

keith sharp

4.- EL DEBATE LANDON-SHARP SOBRE EL LLAMADO A LA SALVACIÓN

Hemos llegado ya al cuarto de los debates sobre los principales puntos del calvinismo. En este, la discusión se centra en el llamado a la salvación. Los calvinistas insisten en que el llamado interior es “irresistible”. Pero Esteban reprendió a los líderes judíos así: “Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros” (Hch. 7:50). Ellos resistieron el Espíritu Santo rehusando la Palabra de Dios (vs. 51-52). El Espíritu Santo llama por medio de la Palabra, y los hombres pueden y resisten su llamado.

¿Mal representamos al calvinismo? Suponga que toda la gente de una comunidad cae presa de una terrible enfermedad que les produce disgusto por la comida, todo se les hace desagradable. La comida era abundante, pero no podían comer. Un doctor encuentra el remedio para restaurar su apetito. En vez de darle su medicina a todos, sin razón aparente, elige a unos para vida, y deja que los demás mueran. Quienes recibieron el medicamento comieron nutritivamente y vivieron. Los que no se trataron murieron. Tal doctor, ¿debe ser alabado o enjuiciado? Los calvinistas sostienen que toda la humanidad, de manera inherente, desprecia el evangelio de Dios. Alegan que Dios, por alguna razón no discernible por el hombre, escogió cambiar sobrenaturalmente los corazones de algunos para creer el evangelio y salvarse, y dejó al resto para perecer. ¿Dónde está la mala representación?

Los calvinistas creen que si nuestra salvación, en alguna manera, depende de nosotros, no podemos decir con verdad, “Dios salva pecadores”. “Así salvó Jehová aquel día a Israel de mano de los egipcios” (Ex. 14:30; cf. 14:13; 15:1-2) y recibió la gloria, pero Israel tuvo que atravesar el Mar Rojo para ser salvo (Ex. 14:15, 22, 29). El Señor salvó a Israel de Madián y recibió la gloria (Jue. 7:2, 14-15). Pero Gedeón y 300 israelitas tuvieron que romper jarrones con teas ardiendo dentro de ellos y gritar para ser salvos (Jue. 7:16-22). La obediencia de la fe para salvación glorifica a Dios en vez de robarle su gloria.

Busque en este mismo blog las publicaciones anteriores para que no se pierda la colección completa de este interesantísimo debate.

4.- El Llamado a la Salvación, Documento en PDF, 21 páginas, Tamaño Carta.